Tips para papás

Depresión posparto

En la Depresión posparto muchas mujeres sienten melancolía o tristeza después de haber dado a luz. Pueden sentir cambios en el estado de ánimo, sentirse ansiosas o abrumadas, sufrir crisis de llanto, pérdida de apetito o dificultad para dormir. Pero esto, generalmente, desaparece en unos días o una semana y los síntomas no son graves ni necesitan tratamiento.

Sin embargo, los síntomas de la depresión postparto duran más tiempo y son más graves. La nueva mamá puede sentirse desesperanzada e inútil y puede perder interés por el bebé. También, puede sentir deseos de lastimarse o lastimar a su hijo recién nacido. Muy pocas veces, estas nuevas mamás desarrollan algo más serio. Cuando es así, tienen alucinaciones o tratan de hacerse daño o hacer daño a su bebé. En este caso, necesitan tratamiento urgente, generalmente en un hospital.



La depresión postparto puede comenzar en cualquier momento dentro del primer año de haber dado a luz. La causa se desconoce, pero puede ser que los cambios hormonales y físicos después del parto y el estrés de cuidar a un bebé jueguen un papel importante. Las mujeres que ya sufrían de depresión, presentan un riesgo mayor.

 

 

Si cree que sufre de depresión postparto, coméntele a su proveedor de cuidados de salud. El tratamiento con medicamentos, incluyendo antidepresivos y terapia puede ayudarle a sentirse mejor.

Oficina para la Salud de la Mujer en el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU.

 

DEPRESIÓN POSPARTO

La depresión posparto deriva de una combinación de factores hormonales, medioambientales, emocionales y genéticos que no podemos controlar. Algunas mujeres podrían sentirse responsables de tener depresión posparto, pero la depresión no es el resultado de algo que hiciste o dejaste de hacer.

También podrías estas más propensa a tener depresión posparto si tuviste ansiedad o depresión durante el embarazo o si pasaste por un periodo de tristeza después de dar a luz. Otros factores que colaboran al desarrollo de la depresión posparto incluyen el cansancio extremo, la adaptación emocional a la maternidad y la falta de sueño.

 

 

¿PUEDO ESTAR SUFRIENDO UNA DEPRESIÓN POSPARTO?

A veces es difícil distinguir entre la depresión clínica, y el estrés y el cansancio normales de la maternidad. Pero si tu tristeza o desesperación son tan intensas que te impiden hacer tus actividades normales, como cuidar de ti misma y de otras personas, podrías tener depresión posparto.

Alrededor del 10 por ciento de las nuevas mamás desarrollan depresión posparto, pero muchos expertos creen que este número es aún mayor, ya que muchas mujeres no buscan tratamiento. Si estás teniendo dificultades, habla inmediatamente con tu médico para que te hagan una evaluación.

Según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, la depresión posparto puede empezar en las semanas siguientes al nacimiento del bebé o incluso antes. Cerca de la mitad de las mujeres con depresión posparto presentan síntomas durante el embarazo.

Si en cualquier momento después del nacimiento de tu bebé, tu médico piensa que padeces de depresión, podría recomendarte a un terapeuta y recetarte un medicamento antidepresivo, si es necesario. También podría referirte a un psiquiatra para que te brinde tratamiento. Ya sea que te diagnostiquen una depresión antes, durante o después del embarazo, es importante buscar tratamiento.

 

 

SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN POSPARTO

Tristeza. Es el síntoma más frecuente. La paciente te siente baja de ánimo, desgraciada e infeliz, llorosa o con ganas de llorar en cualquier momento y sin razón aparente, especialmente en determinados momentos.



Irritabilidad. La nueva mamá se muestra irritable y agitada con su pareja, con la familia, e incluso con sus hijos y el recién nacido. Siente una cierta desorganización en sus pensamientos y algo de incapacidad para la realización de sus tareas cotidianas.

Fatiga. La depresión posparto hace la que la mujer se sienta agotada, abrumada y fatigada para realizar sus primeras tareas de madre. Se siente incapaz e inútil.

Insomnio. La mujer siente dificultad para conciliar el sueño.

Pérdida de apetito. Debido a la depresión posparto, normalmente, la nueva madre no tiene tiempo ni ganas de comer, lo que puede llevarla a sentirse malhumorada y cansada. Otras madres lo hacen al revés. Comen en exceso para aliviar el malestar psicológico.

Ansiedad. Se manifiesta con una sensación de miedo. La mujer teme quedarse sola con su bebé, no poder cuidarle, atenderle si está enfermo, y se siente culpable por no estar lo suficientemente «enamorada» de su bebé como debería estarlo. Le quiere, pero no puede con él porque no se siente lo suficientemente animada y fuerte.

Desinterés por el sexo. Lo que antes era un placer, ahora se convierte en algo aburrido para la madre. La paciente suele rechazar cualquier contacto sexual, lo cual puede generar tensión en la pareja.

Agobios. La paciente tiene la sensación de no tener tiempo para nada. Le costará establecer nuevas rutinas frente al bebé y a la nueva situación que vive.

 

TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN POSTPARTO

El tratamiento y el tiempo de recuperación puede variar, dependiendo de la gravedad de su depresión y sus necesidades individuales. Se realiza generalmente con sesiones de psicoterapia y uso de medicamentos antidepresivos.

Con el tratamiento adecuado, la depresión postparto generalmente desaparece dentro de seis meses. En algunos casos, el cuadro puede durar más tiempo, convirtiéndose en una depresión crónica. Los pacientes no tratados adecuadamente tienen un mayor riesgo de progresar a la depresión crónica.

La depresión posparto suele tratarse con terapia y medicación.

  • Consejería. Puede ayudar a hablar a través de sus preocupaciones con un psiquiatra, psicólogo u otro profesional de la salud mental. A través de asesoramiento, usted puede encontrar mejores maneras de lidiar con sus sentimientos, resolver problemas y establecer metas realistas. A veces la terapia familiar o la relación también ayuda.
  • Los antidepresivos son un tratamiento probado para la depresión posparto. Si usted está en periodo de lactancia, es importante saber que cualquier medicamento que toma entrará en la leche materna. Sin embargo, algunos antidepresivos pueden utilizarse durante la lactancia con poco riesgo de efectos secundarios para el bebé. Trabaje con su médico para sopesar los posibles riesgos y beneficios de los antidepresivos específicos.

            Los antidepresivos más utilizados son:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), por ejemplo: sertralina, escitalopram, fluoxetina, citalopram o paroxetina.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación serotonina y noradrenalina (ISRSN), por ejemplo: venlafaxina o duloxetina.
  • Bupropiona.
  • Mirtazapina.
  • Terapia hormonal. reemplazo de estrógeno puede ayudar a contrarrestar la rápida disminución de estrógeno que acompaña el parto, lo que puede aliviar los signos y síntomas de la depresión postparto en algunas mujeres. La investigación sobre la eficacia de la terapia hormonal para la depresión postparto se limita, sin embargo. Al igual que con los antidepresivos, sopesar los posibles riesgos y beneficios de la terapia hormonal con su médico.

Con el tratamiento adecuado, la depresión posparto suele desaparecer a los pocos meses. En algunos casos, la depresión posparto dura mucho más tiempo. Es importante continuar el tratamiento después de que usted empiece a sentirse mejor. Suspender el tratamiento demasiado pronto puede llevar a una recaída.




La mejoría de los síntomas se presenta dentro de 1 a 3 semanas, pero es importante que la madre comprenda que una buena respuesta no permite la interrupción del tratamiento. La suspensión temprana de medicamentos generalmente lleva a episodios de recaída de la enfermedad.

La misión de los terapeutas es hacerle ver que este trastorno tiene cura y le enseñarán como enfrentarlo. Primero, la nueva mamá necesitará apoyo y tranquilidad, luego debe concienciarse de su problema para iniciar la recuperación. Es muy importante que la pareja de la paciente esté involucrada en su tratamiento. El marido también participará de las terapias, y se sentirá más aliviado al saber de lo que se trata, y por recibir consejos sobre cómo actuar y ayudar a su esposa. En cuanto al tratamiento farmacológico, será siempre el médico quien prescribirá el tratamiento.

 

Visite: ¿Cuándo y cómo cortar las uñas al bebé?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.