Tips para papás

¿Cómo cortar las uñas al bebé?

¿Cuándo y cómo cortar las uñas al bebé? Uno de los consejos que nos suelen dar a los papás recientes es que no cortemos las uñas al bebé recién nacido.  Entonces Cuándo y cómo se pueden cortar las uñas por primera vez a un bebé, Antiguamente se recomendaba no hacerlo antes del mes para que no se infectaran, pero esto no ocurre a menos que se corte la piel de los dedos.



Cómo cortar las uñas al bebéLas uñas de los bebes son frágiles y quebradizas, con tendencia a roturas irregulares hasta aproximadamente la tercera semana de vida, momento en el que suelen empezar a ser más resistentes. El único impedimento para cortar las uñas a un bebé es el temor a hacerle daño o a no distinguir la uña del dedo.

 

Para cortar las uñas del bebé hemos de tener en cuenta que son muy blandas y están muy pegadas al dedito. Maniobrar para realizar la operación en unos miembros tan diminutos no es difícil, pero requiere delicadeza y buen pulso.

 

Cómo cortar las uñas al bebéLos bebés salen de un entorno líquido y todo su cuerpo está reblandecido, especialmente las uñas. Debemos cuidarlas y mantenerlas limpias para evitar riesgo de infección en caso de arañazo. Para cortarlas, se debe utilizar tijeras o cortauñas especiales para bebés, pequeñas, con puntas redondeadas. Y llevar especial cuidado en que no queden puntas o irregularidades que puedan clavarse en la piel del dedo cuando la uña vuelva a crecer.

 

De momento no es necesario limarlas, para ello nos esperaremos a que sean algo mayores, cuando las uñas están más duras y hay que igualarlas para que no comporten peligro. El mejor momento para cortar las uñas dependerá de cada bebé, pero en general se trata de buscar su tranquilidad.

 

 

 

 

Después del baño, cuando están relajados, puede ser un buen momento, además las uñas se reblandecen más. También es buen momento cuando están dormidos y si somos sigilosos no nos sorprenderán con movimientos inesperados. Aunque, conforme vayan creciendo, lo mejor es ir incorporando esta práctica de higiene a sus hábitos para que lo vea como algo natural y no tenga temores.

Después de cortar las uñitas, conviene pasar una gasita entre los dedos o revisar las manos y la ropa para que no haya quedado ninguna uña suelta que pueda dañar al bebé clavándose en el cuerpo.

Hay madres que, cuando el bebé es recién nacido, prefieren cortar las uñas al bebé mordiéndolas ellas mismas, porque consideran que de ese modo, con la boca, tienen un mayor control de movimientos y evitan morder por error la piel del dedo.

Respecto a la frecuencia del corte de uñas, dependerá del ritmo de crecimiento de cada bebé, pero en general podemos hablar de una vez por semana en el caso de las manos y una vez al mes en el caso de los pies, porque las uñas de las extremidades inferiores crecen más lentamente.

Debemos observar el color de las uñas para detectar posibles infecciones o que la uña se haya clavado en la piel. El color normal es rosado y habitualmente se percibe el pequeño semicírculo blanco en su base. Si detectamos cualquier anomalía, debemos acudir al pediatra.



Nos hemos ocupado fundamentalmente de las manos, porque son estas uñas las que crecen más rápidamente y antes necesitan cortarse. Pero las mismas recomendaciones valen para las uñas de los pies, que se empezarán a cortar más adelante y con menos frecuencia como hemos señalado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.