Pareja paso a paso

Con tu familia o con la mía?

La gran pregunta que todas las parejas se hacen “¿Con tu familia o con la mía?”, cuando se acercan las fechas de festividades en familia. Son una época para pasarla juntos, pero, la gran cuestión es: ¿con qué familia? La pregunta es fácil, pero, ¿y la respuesta?

 

Lo primero en que tienes que pensar es que los dos juntos también forman una familia y tratar el tema de la mejor forma posible.



Los dos consideran un deber asistir a su cena familiar y una afrenta que su pareja quiera romper la tradición, pero ¿por qué una tradición ha de pesar más que la otra? Sus tradiciones también cuentan, aunque cene diario con sus papás o los vea una vez al año debes comprender y estar listo para negociar. Quizá se dividan las fiestas por fecha o por año. Es importante mostrar respeto a su familia y tradiciones, pues ello es honrar a tu pareja y fortalecer su vínculo nuclear.

Lo mejor en estos casos es ceder, “este año pasamos las festividades con tu familia y el año que viene con la mía”. Aunque ahora la pregunta es, ¿quién cede? En las relaciones de pareja, uno de los aspectos más importantes es ser comprensibles y aceptar ciertas cosas, como ésta. Ceder en algunos festejos puede ser la mejor opción, así evitarás discusiones de mal gusto e innecesarias con tu pareja.



 

Cuando la cabeza de la familia (abuelos) fallece es común que las familias comiencen a dispersarse al sentir que ya no existe esa figura de autoridad que conseguía reunirlos a todos en una sola casa.

La unidad familiar es algo que se trabaja, si tú tienes cercanía con tus primos y hermanos debe ser porque tus padres y tíos buscaron coincidir en festejos y otros momentos. Que la voz de mando falte no quiere decir que ya no puedan verse; ¡quizá es momento de establecer otras tradiciones!, ir juntos a una playa o poblado que no conozcan, hacer festejos en sitios relajados, decidir verse o no depende de cada uno de los miembros de la gran familia



Pasar las fiestas principales cada uno con su familia en caso de que no exista una buena relación con los parientes políticos o juntar a ambas familias en un espacio neutro si se conocen y se llevan bien pueden ser algunas opciones a tener en cuenta. En cualquier caso, los fundamental es que ambos hayan escuchado, comprendido y aceptado las razones de su pareja, sin presiones ni rencor, y hayan conseguido llegar a dicho acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.