Pareja paso a paso

Claves de un matrimonio feliz

El matrimonio por lo general se piensa para toda la vida. Cuando te casas, lo que más deseas en el mundo es vivir para siempre junto a tu espos@. Pero para que esto resulte, no solo es necesario el amor, sino que además debes alimentarlo día a día.

 

Claves de un matrimonio feliz

 

El compromiso

Como lo muestran las encuestas y lo repite la doctrina de la Iglesia, el amor matrimonial se basa en la fe y compromiso que un cónyuge profesa por el otro. Muchos problemas de comunicación, de intimidad, y de convivencia se evitan si ese voto de confianza y la decisión de amar al otro, pronunciado el día del matrimonio, se sigue usando y fortaleciendo cada día, y ante cada situación.

Demuestren su amor

El que estén ocupados no impide que ambos se despidan o se den los buenos días con un beso. Las cosas simples son las que mantienen el matrimonio feliz. Darse la mano al mirar la televisión, acariciarse al pasar o simplemente sentarse un minuto uno al lado del otro son formas de demostrar amor y fortalecer los lazos conyugales.



Cuando sientas que vas a perder el control concéntrate en las cosas bellas de la vida y mira tú problema desde otra perspectiva, verás que los nervios y el malhumor se irán como por arte de magia y ambos serán felices nuevamente.

 

Mantén la fidelidad

La fidelidad es algo muy importante para mantener la armonía y felicidad en cualquier matrimonio. Si tú o tu pareja se engañan mutuamente ¿qué tipo de matrimonio feliz forman? Pues ninguno ya que al ser infieles estarán descuidándose mutuamente. Si bien esto es difícil, no es imposible de lograr y es una parte importante de un matrimonio feliz.

 

Nunca dejen de salir

No dejen de tener citas para salir juntos al menos una vez al mes. Pueden buscar quien cuide a los niños y salir a cenar, almorzar o simplemente a dar un paseo tomados de la mano.

Dense tiempo uno al otro

Ninguna pareja funciona si no se invierte un poco de tiempo en él. Mantener una charla íntima con tu esposo debe ser una de las partes más importantes de tu matrimonio. En lo posible, cada día reserva un poco de tiempo para conversar con él y hablar de ustedes mismos.

 

“Reglas” que todos debemos tener en cuenta antes y durante nuestro matrimonio.

 

  1. Olvida cómo crees que será. Te aseguramos, el matrimonio no es como tú te lo imaginas. Esto no es necesariamente algo malo y llegar con la mente abierta, te ayudará.

 

  1. Perdona. Si crees que tu paciencia no es infinita, el matrimonio no es para ti. Habrá muchas cosas que te molestarán y tendrás que decidir entre estar molesto todo el tiempo o simplemente dejarlas pasar.

  1. Olvida. ¿Si perdonas, pero no olvidas, realmente perdonaste?

 

  1. Trabaja en equipo. La vida es dura, no importa quién seas. Se puede enfrentar la adversidad en pareja y sacar el máximo provecho a cualquier situación. Si te caes, sabes que siempre tendrás a alguien para darte la mano, al igual que tú deberás tendérsela a ella cuando lo necesite.

 

  1. Ya no eres adolescente. Tener la misma mentalidad que tenías a los 20 mientras tienes 50 es un error, un terrible error. No serás, ni deberás ser, la misma persona que cuando eras adolescente.

  1. Adáptate. La persona con quien te casaste cambiará (normalmente para mejor). Así que no luches contra el cambio, acéptalo y aprovéchalo.

 

  1. Encuentra tu fe. Ya sea que idolatres a Dios o a un equipo de fútbol. Busca el confort de pensar que hay algo más allá de esta vida.

  1. Viajen juntos. Hacerlo abrirá nuevos horizontes a tu relación.

 

  1. No viajen juntos. Aunque se opone al punto anterior, a veces es necesario. Crea espacios para la reflexión y para ti.

 

  1. Desarrolla tus propios intereses. Tener tu propio interés en algo hará que tu matrimonio crezca.

  1. Cultiva un círculo nutrido de amistades. Conocer a nuevas personas siempre es una actividad entretenida. Créelo, entre más personas conozcas más apreciarás a tu pareja.

 

  1. No lleves una “puntuación”. Tu pareja lava los platos y tú recoges la cama. ¿A quién la importa? Esta clase de comportamiento es agotador, háganlo juntos.

 

  1. Ejercítate. Creer que esa persona está amarrada a ti no significa que te descuides físicamente.



  1. Sé consciente de quién y cómo eres. Mírate con frecuencia al espejo y pregúntate: ¿Qué estoy aportando en esta relación? ¿Estoy siendo muy crítico con mi pareja? ¿Estoy feliz?

 

  1. Admite cuando te equivocas. Es lo más difícil y al mismo tiempo lo más fácil de hacer. No solo te salvará de muchos problemas, te hará una mejor persona.

  1. Celebra los logros, sin importar cuán pequeños sean. Son un equipo, ambos deberían tomarse un momento para festejar al alcanzar sus metas.

 

  1. Sorpresas. Nada mejor que hacerle una cena, salida al cine o viaje imprevisto para hacerl@ sonreír.

 

  1. Cultiva tus mejores cualidades. Confía en tu pareja, sé honesto@ con ell@, ten paciencia.

 

  1. Hablen de sexo. El sexo es una parte crucial del matrimonio, no lo conviertan en un tema tabú.

 

  1. Bájale dos a… El volumen, al celular, a tu mal humor.



  1. Súbele a… El ritmo de trabajo, el éxito, el respeto.

 

  1. Ustedes son iguales. No importa sí tú ganas dinero y ella se queda cuidando a los niños. No importa si es ella quien trabaja y tú cuidas a los niños. No importa quién es el dueño del apartamento y quién es dueño del carro. Ninguno vale más que el otro en un matrimonio.

  1. Sé autosuficiente. Aprende a cocinar, a lavar tu ropa, a cambiar las baterías del control remoto, a lavar los platos, etcétera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.